Otra técnica de asertividad es la interrogación negativa

Con esta técnica podemos llegar a aclarar si la persona que habla con nosotros tiene buenas intenciones o malas intenciones.

Tú tienes la mosca tras la oreja porque has intuído que aquello va con segundas intenciones, pero la otra persona no acaba de expresarlo. Desde la inocencia (ponte siempre en la tesitura de que la otra persona va con buena intención, por favor), pide más información cuando hagan un comentario negativo, pidiendo que se expliquen más.

This image has an empty alt attribute; its file name is bence-halmosi-0eermhzfgve-unsplash.jpg

Por ejemplo:

  • Tu madre: Vuelves a irte a la habitación a la hora de recoger la mesa?
  • Tú: Qué quieres decir?
  • Tu madre: Que cada vez que acabamos de comer te vas directa a la habitación y no recoges la mesa
  • Tú: Ostras, no me había dado cuenta, y veo que te estoy dejando sola con esto. Qué te parece si establecemos cuándo recojo yo la mesa y cuándo lo haces tú? Lo hago yo a la hora de la cena y tú en la comida

evadonat.com

Hablamos?

Has probado la técnica de la pregunta asertiva?

Site Icon

Y primero de todo, qué es la técnica de la pregunta asertiva?

En asertividad se habla de la técnica de la pregunta asertiva como una muy buena técnica para establecer buena relación con una persona con la que en otro momento podrías haber chocado, interpretando (erróneamente o no) que te hacía una crítica para hundirte.

This image has an empty alt attribute; its file name is ben-white-4bs9ksdjsdc-unsplash.jpg

En este caso, se trata de interpretar (voluntariamente!!) que esa crítica te la está haciendo con muy buena intención, y tú le preguntas (ahí es donde viene la técnica de la pregunta asertiva), de qué manera cree que puedes mejorar, agradeciéndole ese comentario porque te puede ayudar a mejorar.

Si la persona iba con mala intención, estás desmontando esa actitud porque lo que ha conseguido (con tu voluntad!) es que en lugar de anularte, te está haciendo crecer. Eso suele apelar a la buena persona que la otra persona lleva dentro (tod@s llevamos una buena persona dentro!) y es posible que te responda ayudándote.

Qué ganas? Mejorar! Mejorar como persona y mejorar tus relaciones.

Ejemplo 1:

  • Tu amiga: Siempre estás de mal humor!
  • Tú: De verdad? Me sabe fatal darte esta impresión. Crees que puedo hacer algo para estar de mejor humor? Me ayudas?

Ejemplo 2:

  • Tu amigo: Vas a llegar tarde otra vez?
  • Tú: Ostras, has dicho “otra vez”. Doy la sensación de que siempre llego tarde? Crees que siempre llego tarde? Me podrías ayudar para no llegar tarde?
  • Tu amigo: Qué te parece si te llamo media hora antes?
  • Tú: Muchas gracias! Así seguro que no me distraeré y llegaré a la hora.



Es posible que tu amigo o tu amiga se sienta útil al ayudarte, y tu relación se afiance.

Porque ayudarnos nos empodera. Individualmente y como grupo.

Quieres tener empatía?

Qué es la empatía?

La empatía es una cualidad (innata o trabajada) que tienen las personas haciendo que se escuchen, que se comprendan, que se identifiquen, en definitiva, que haya conexión entre ellas. Como dicen en inglés, es “ponerse en los zapatos de la otra persona”, o como decimos aquí “ponerse en la piel de la otra persona”.

This image has an empty alt attribute; its file name is 20210403_161908_00001333091442589392389.png

Qué significa “ponerse en la piel o en los zapatos”? Entender su punto de vista. Imagínate que una persona te está hablando de que su hijo/a tiene comportamientos que le hacen sufrir. Y pongamos un poco más: tú estás de acuerdo con los comportamientos de su hijo/a. Tener empatía sería ponerse en la piel de esa persona, y compartir su sufrimiento, por mucho que tú estés de acuerdo con el comportamiento del descendiente.

No sería empático si directamente te pusieras de parte del hijo o hija de tu amigo/a, mostrándole todo lo que supuestamente no ve la otra persona. Aunque creas que puedes ser empático con el hijo/a, eso no es empatía. El hijo/a no se entera, no hay comunicación en ese momento entre el hijo/a y tú. La empatía es en el tú a tú, nunca hacia terceros, en la comunicación. Hay un emisor y un receptor. Y es ahí donde se establece la comunicación. Por eso, sería empático demostrarle que sabes cuánto está sufriendo, cómo le afecta la situación… Puedes abrazarle/a, y escuchar en silencio. La empatía construye lazos, da seguridad y confianza. Una vez se establece, es cuando quizá pueda estar receptivo/a a tus comentarios.

Qué no es la empatía?

La empatía no es estar de acuerdo con lo que la otra persona piensa. No es decirle a todo que sí. Eso sería ridículo y para nada auténtico. Con el “sí a todo”, la persona se da cuenta de que no la escuchas y de que le das la razón porque es más cómodo para ti. Tampoco se trata de rebatirle todo lo que la otra persona te dice, por mucho que eso sea lo que tú piensas en el fondo y creas que decir lo que piensas te convertirá en auténtico/a. Eso lo dejaremos para un estadio posterior, una vez se haya establecido la empatía. Si en seguida rebates los argumentos que te da la persona con otros (los tuyos), estás negándole sus sentimientos (que son suyos, no tuyos, y tiene pleno derecho a sentirlos porque sus vivencias anteriores, su personalidad y su entorno social así lo han dispuesto). Negar los sentimientos de la otra persona abre directamente la puerta del fracaso en la relación.

Entonces, si valido, y no opino, no estoy siendo falso/a?

En absoluto. La empatía no tiene que ver con el contenido (con lo que está pasando concretamente), sino con la actitud, emociones y sentimientos de la persona con la que estás compartiendo la conversación. La empatía tiene que ver con la presencia, con la aceptación de la otra persona, con el reconocimiento de que, sea cual sea su punto de vista, tiene derecho a sentir lo que siente. Ese reconocimiento como persona es respeto, es amor. Sin eso, no demuestras respeto ni demuestras amor.

Y qué hay después de la empatía?

Después de establecer empatía podemos abrirnos a nuestros puntos de vista, pero esto lo trataremos en un post próximamente.

Nomadland, lliure

Avui sense preveure-ho he tingut la tarda lliure i he complert una curiositat que tenia des de feia uns mesos, veure Nomadland.

No faré cap crítica de la pel·lícula en si, avui només volia parlar d’un aspecte que m’ha agradat molt. La manera com tracta la llibertat. Defuig d’allò que considerem que “està bé”, com per exemple decidir portar un dol o records tristos sense “refer la vida”, com dirien. Sovint es considera que ser una persona positiva és oblidar allò dolent, refer-se’n, ser-ne resilient, com es diu ara. Però sempre hi ha cicatrius, i qui té autoritat sobre una altra persona per dir-li com ha de viure, amb quins records i de quina manera? Perquè, al final, igualmenet anem a parar, més d’hora o més tard, al mateix lloc… Com a mínim poder decidir de quina manera volem viure, en el poc que podem decidir. Que no és poc, realment.

La protagonista de Nomadland, Fern, una gran Frances McDormand, accepta i decideix, estima i comparteix, però per damunt de tot, és lliure.

Hi ha diversos personatges femenins que són meravellosos en aquest film. A banda de la protagonista, el personatge de Swankie encarna poesia en estat pur, i Linda May és l’amor incondicional. I tot, amb plena llibertat.

La pel·lícula ens pot fer qüestionar què fem, com ho fem, agrair, decidir, i pensar si el que fem són decisions lliures, o si estem condicionats/des per idees socials, que sempre tenim la llibertat de replantejar-nos, en el camí de la vida.

See you down the road!

Y tú, ¿qué vestido quieres llevar?

Calderón de la Barca decía: Fingimos lo que somos; seamos lo que fingimos. De eso mismo trata la entrada de hoy.

En occidente llevamos muy mal lo de copiar. Es plagio. Está mal. Nos denuncian si copiamos. Premian las ideas originales, pero, ¡cuidado! no todas.

Se nos hace complicado eso de tener que ser obligatoriamente originales. Es una carga pesada.  Nadie nace genio inventándose. Según el crítico musical Roger Alier, Mozart no fue un genio, porque en realidad tuvo la suerte de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Mozart no se inventó la música. Ni se inventó el lenguaje musical. Es más, estuvo donde se hacía la mejor música. Incorporó en el acervo musical la época, y a partir de ahí transformó, y creó música propia, pero a partir de manejar con maestría la copia de sistemas métricos, sistemas armónicos, de saber lo que gusta al público. Fue un genio de la copia, ¿quién lo iba a decir? Si te fijas muchos otros genios, realmente fueron grandes copiadores. Dalí o Picasso fueron grandes genios que dominaron las técnicas tradicionales (que incorporaron a partir de copiar y copiar sistemas y maneras de hacer), antes de “olvidarse” de ellas para ser ellos mismos.

Con esto quiero decir que tú puedes crearte a partir de copiar lo que crees mejor. En PNL, Grinder y Bandler copiaron (ellos le llaman “modelar”, que es más bonito) a los genios de la terapia de su época: la terapeuta familiar Virginia Satir; el psiquiatra hipnoterapeuta Milton Erickson, y Fritz Perls, creador de la Terapia Gestalt.

TU DECIDEIXES EL VESTIT QUE VOLS PORTAR Continue reading

El cambio, lo único permanente en la vida

Your life doesn't get better by chance. It does get better by CHANGE.jpg

Dice un proverbio chino que el cambio es lo único permanente en la vida. En la naturaleza. Todo evoluciona. Nada se queda igual. Ni siquiera las montañas, el agua…  todo fluye.

Así que, como todo va a cambiar, mejor intenta dirigir para dónde quieres que vaya. Si no hacemos nada, la tendencia será a peor, porque nadie ni nada se preocupará de tu proyecto. El proyecto (decide tú cuál es) tiene que ser como una planta. Hay que regarla cada día. Y así va creciendo y evolucionando. Si no se riega, esa planta se convertirá en abono para la tierra, y no será más una planta.

Por tanto… ¡a regar tu proyecto!